miércoles, 4 de agosto de 2010

la cajita

(mi cajita era mucho, pero mucho más linda!)
Los sábados me convierto en "Juanita" (no, la Viale no, será para algunos muy linda pero a mi no me parece y a parte me genera violencia) y me pongo a hacer la "limpieza a fondo de la casa".
Ahí estaba la cajita esa de porcelana, apoyada en el mueble del comedor y que vaya a saber una quien la trajo o desde cuándo hace que estaba en casa.
La cosa es que entre franela y plumero, sin querer la cajita fue a dar al suelo y con ella todo lo que había adentro...
Busqué cada pedacito y me dediqué por un buen tiempo a intentar arreglar y pegar el pequeño adorno...
Pero por más que le puse lo mejor de mi, la cajita no volvió a ser lo que una vez fue.
Hoy, con mucho dolor, me di cuenta que así pasa con ciertas cosas de la vida, una vez que se rompen no vuelven JAMAS a ser lo que eran antes...
No importa que haya sido queriendo o sin querer.
Podrá dolernos el alma, generarnos tristeza, podrá hacer que lloremos pensando en lo que tuvimos alguna vez, en eso que fue maravilloso y que perdimos.
Pero nada lo repara...
Y escribir sobre la cajita y sobre la vida me hizo llorar porque una pone muchas cosas adentro y después no se sabe bien que hacer con todas ellas.
Aunque una quiera recuperar eso que alguna vez tuvo, es en vano.
La cajita se rompió en mil pedazos y yo con ella.
(igual no pierdo las esperanzas, tengo el pegamento a mano por las dudas)

6 comentarios:

Papá dijo...

Shegua, cuando un amigo se lastima, uno saca el pegamento y empieza a juntar los pedacitos. Y no, muchas veces no queda igual. Quedan heridas que no cierran; cicatrices que no habrá cirujano plástico capaz de repararlas porque están y no se ven, pero se sienten; miembros que no vuelven a moverse como antes. Pero el amigo sigue estando, lo seguimos queriendo. No lo vamos a descartar por un par de magulladuras. Porque el amigo no es el físico dañado, es aquello que todos llevamos dentro y cada uno llamará de manera distinta.

Un beso en la frente.

Mecha dijo...

Te acordás del día que hablábamos de vestirnos de bataclanas, con tacones de charol y medias de red, e ir a la barra de un bar a ahogar las penas en campari y maquillajes corridos......???



SIgue en pie

Mel Blanc dijo...

Linda semblanza sobre lo que ocurre cuando algo se rompe sin remedio, especialmente lo relacionado con los vínculos afectivos. Besos!

carlos dijo...

milecy es un placer leerte besos

Milecy dijo...

Porque el amigo no es el físico dañado, es aquello que todos llevamos dentro y cada uno llamará de manera distinta.

Me gustó esa frase Marito.
Me deja pensando en qué es lo que llevamos dentro...
Besos.



Mechis: Y bueno, no voy a ponerme las medias de red, pero la pintura corrida seguro!!!!
azúcar, pimienta y sal



Mel: Así es, y eso es lo que jode de los vínculos, que se terminan...


Carlos: Muchas gracias! es un placer que venga.

Minombresabeahierba dijo...

Es bueno que se haya roto la cajita de porcelana, asi se liberaron las cosas que estaban dentro y quedó mas espacio en su alma.


Besotes